Conexin 2018 Conexin 2018

Instagrammer: Ser turista en Buenos Aires

“Redescubrir la ciudad argentina con el entusiasmo de cualquier turista primerizo”. Ese es el objetivo que se propuso la joven diseñadora gráfica Cynthia Martinez Wagner con esta iniciativa que encontró en Instagram la posibilidad de mostrar las calles del tango, el asado y una arquitectura formidable de una manera distinta, visual e informativa. Una conversación para que mires esta hermosa urbe con otros ojos, una charla para volver a pensarnos como ciudadanos, un diálogo para ser turistas en Buenos Aires.

Por Tais Gadea Lara

¿Por qué surgió Turista en Buenos Aires?

Nació a partir de una combinación de factores. Por un lado, está mi esencia y mi personalidad: me gusta viajar y me gusta descubrir los destinos que visito. Por otro lado, me encanta la fotografía. Soy de las personas que se toma el tiempo de ubicar el trípode cuando estoy en un viaje para sacar una buena foto. El otro factor fue la llegada de Instagram como red social. Me pareció increíble tener la posiblidad de ver fotografías en tiempo real de personas que yo ni conocía y que estaba de viaje, por ejemplo, en Japón. Otra otra variable fue haberme dado cuenta que conocía más los lugares a los que yo viajaba en el exterior que a mi propia ciudad. ¿Por qué valoramos, por ejemplo, la arquitectura de otras ciudades y no la de aquella en la que vivimos? El último elemento que contribuyó a este proyecto fue mi anterior trabajo, me encontraba en un lugar en el que sentía que no crecía y necesitaba un cambio, necesitaba poder compartir lo que me gustaba.

¿Qué es ser Turista en Buenos Aires?

Es recorrer la propia ciudad en la que una vive de la misma forma que lo hago cuando soy turista en otro país. Es decir, empezar a ser observadora, poner atención en la arquitectura cuando paseo en lugar de mirar el celular, sacar fotos de aquellos detalles que me gustan y compartirlas, investigar sobre la historia detrás de cada elemento de la ciudad. Lo que se generó fue que, debajo de cada fotografía, la gente comenzó a compartir información y en el blog fui publicando mis experiencias sobre cada lugar de la ciudad.

Además del soporte en el blog, ¿por qué crees que un proyecto así funciona más en Instagram?

Creo que, en general, Instagram superó a los blogs en el mundo. La información primero está en esta red social con instantaneidad y luego uno va al blog en busca de más datos, reflexiones, opiniones que llevan un mayor proceso de elaboración. Vivimos en un universo con los paradigmas de la instantaneidad, la tecnología, los textos cortos, los videos breves. Eso hace que Instagram sea, para mí, hoy la red social número uno.

¿Cuáles consideras son las razones por las cuales tu cuenta gusta tanto?

Tomar algo que le pasa, no sólo a mí ni a los argentinos, sino a cualquier persona que no recorres su propia ciudad de esta forma, se queda en su zona de confort y luego, cuando va a otro país, se recorre todo; es algo que pasa siempre y todos pueden tener encontrar algo en común con esta situación. Por eso creo que gusta y hay un plus: yo siempre estuve presente, siempre respondí y siempre mostré que había alguien real detrás de la red social.

¿Qué tipos de públicos te siguen?

Hay múltiples. Al porteño local le puede pasar lo mismo que a mí que quizás, a través de una foto mía, redescubre un edificio por el que antes pasaba todos los días para ir a trabajar y nunca lo miró de esa manera. Al porteño que vive afuera, le gusta estar conectado con la ciudad a la distancia y le genera una cierta melancolía. Al turista que viene por primera vez y no conoce, toda información le es bienvenida. Al que le gusta la fotografía, se sorprende con lo linda que es Buenos Aires.

¿Qué buscas mostrar a través de tus posteos?

Al principio fue buscar qué era lo que les atraía a los turistas de esta ciudad. En ese ejercicio de búsqueda, descubrí que realmente Buenos Aires era increíble por donde se la mire. Hoy me gusta aportar un dato informativo con cada fotografía.

¿Lo mejor de Instagram?

Es un medio más para comunicar que permite hacerlo de forma instantánea estés donde estés,  genernado una conexión particular con múltiples personas.

 ¿Y lo malo?

Quizás algo que no me gusta mucho es estar siempre obligada a subir algo porque sino te cambia el algoritmo de tus estadísticas y visualización de tus posteos. Otro tema importante es considerar la adicción que generan las redes sociales y evitar estar todo el día mirando el celular. También es importante conservar cierta privacidad. Veo en muchas cuentas que hay demasiada exposición sobre la vida de uno y eso no está bueno.

¿Consejos para algún lector que quiera empezar a usar Instagram para algún proyecto o iniciativa?

El primer consejo es: ¡empezá! ¡animate! Es el paso más difícil porque uno da muchas vueltas al principio porque busca que todo sea perfecto y, en algún punto, hay que comenzar. El segundo consejo es que sean constantes. Es decir, que no importa si no tuviste muchos seguidores o likes, todo se va desarrollando de a poco. Más que un millón de seguidores con la mitad que no interactúa, es preferible tener una comunidad pequeña, pero fiel. Si a vos te da placer y a vos te gusta, eso es lo que vale. Cuando las cosas se hacen con pasión, así esté una persona del otro lado siguiéndote, a esa persona ya la ayudaste y ya le cambiaste, en algún punto, la visión del mundo.

 

Instagram

Su red social preferida  donde comparte su mirada fotográfica de la ciudad de Buenos Aires. Paisajes, escondites, platos clásicos de comida, calles y edificios, son algunos de los protagonistas de cada una de sus imágenes.

@turistaenbuenosaires

Más historias