“Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos”

 

xinca

por Tais Gadea Lara

Ese es el lema detrás de Xinca, un emprendimiento tan raro como innovador, tan obvio como extraño, tan copado como bueno para el planeta. Charlamos con uno de sus jóvenes fundadores para que nos cuente cómo es eso de caminar y hacerlo ¡con basura!

 ¿Alguna vez pensaste que un neumático podría convertirse en una zapatilla? Sí, una rueda de auto transformada en tu calzado de todos los días. No sé si Alejandro Malgor, Ezequiel Gatti y Nazareno El Hom lo imaginaron de chicos, pero sí que en su juventud se les cruzó por la mente y hoy, a sus 30 y pico, se constituye como la base del emprendimiento que sacaron a flote.

“Xinca es el espacio que encontré para hacer algo con amigos, para crear una empresa distinta con ellos y poder ayudar a apostar hacia el cambio que queremos ver en el mundo”, expresa Alejandro, uno de los fundadores del emprendimiento que produce zapatillas a partir de la reutilización de neumáticos. Ya conscientes del impacto negativo que la generación de residuos tiene para el planeta, la idea terminó de tomar forma cuando estos tres amigos se pusieron en contacto con empresas y organizaciones que proponían una nueva forma de hacer negocios, es decir, generar un triple impacto a través de un proyecto: una ganancia económica, un cuidado del ambiente, una inclusión social. Así fue como dieron vida a Xinca.

xinca-2

Pero vayamos a lo concreto, ¿cómo es eso de hacer de un neumático una zapatilla? Alejandro explica el origen: “Comenzamos a investigar cuáles eran las problemáticas ambientales existentes y encontramos en los neumáticos uno de los residuos que mayor amenaza ambiental representa para la Argentina. No sólo es un daño en el ambiente, también en la salud de las personas”. Sólo en nuestro país, se desechan más de 100.000 toneladas de neumáticos por año. Si se queman, ese humo afecta la salud de las poblaciones aledañas.

De este modo, Xinca reutiliza el caucho reciclado de neumáticos para fabricar zapatillas y alpargatas, más precisamente, la base y banda del calzado. Al momento, gracias a su idea, a su emprendimiento, a su empresa, se han reciclado 13 toneladas de neumáticos. Es decir, 13 toneladas de neumáticos que no terminan en un basural, en un relleno sanitario, sino que vuelven a encontrar una utilidad gracias a la inteligencia, creatividad y voluntad de estos jóvenes mendocinos. Para la terminación del calzado, en su parte superior, se reciclan además retazos de tela de ropa en desuso.

Para que ello fuera posible, Alejandro reconoce que hubo que hacer un profundo trabajo de investigación pues, claro, no es tan fácil hacer de ese neumático una zapatilla, pero sí efectivamente ellos demostraron que es posible.

xinca-4

Además del eje ambiental del proyecto, hay otro elemento de impacto positivo que lo caracteriza: la inclusión social. La elaboración de las zapatillas está a cargo de personas en situación de vulnerabilidad social a fin de darles una oportunidad de empleo profesional. Hoy por ejemplo, capacitan a internos del penal de San Felipe en Mendoza para que puedan realizar un oficio y para que, cuando terminen de cumplir su condena, puedan continuar un empleo reinsertándose activamente a la sociedad. Al respecto, Alejandro es contundente: “Somos una empresa, tenemos que generar oportunidades de trabajo para las personas excluidas”.

A fines de 2013, los jóvenes creadores de Xinca fueron los grandes ganadores del reality show “El Emprendedor del Millón” del canal Telefe, donde se enfrentaron y compitieron con miles de emprendedores de todo el país. El alcanzar la meta máxima del concurso, les permitió obtener el dinero para darle a la empresa el impulso que necesitaba.

xinca-6

Hoy, Xinca se ha convertido en uno de los emprendimientos argentinos de mayor reconocimiento en el país y en la región. Fue uno de los ganadores de los Premios Mayma 2013 y más recientemente conquistaron América Latina como uno de los 500 mejores emprendedores sustentables de la región. Con puntos de venta en distintas provincias del país, están ya en proceso de trabajo para poder empezar a exportar a otros países de la región, Europa y hasta Australia.

Con ansías de seguir creciendo, Alejandro manifiesta que trabajan a diario para mejorar la eficiencia del emprendimiento. Por ejemplo, a la reutilización de neumáticos, comienzan a sumarse también otros residuos. “Emprender implica hacer muchos sacrificios, pero hay que estar concentrados y mejorar en cada etapa. En la vida del emprendedor hay días muy duros. La clave es estar convencidos y confiar en lo que se está haciendo”, asegura.

 

 

Sumáte a una pisada más consciente y responsable en www.xinca.com.ar