Churupaca ritmo en el cuerpo y el corazón

churupaca-2

Chupuraca lleva cuatro años recorriendo un camino que, por donde pasa, deja una marca de buenas vibras, alegría y colores. Con un sonido compuesto por distintas fusiones musicales que automáticamente lo ponen a uno en movimiento, está alcanzado cada vez más notoriedad en tierras locales y en países hermanos. Fefo Selles, uno de sus fundadores, mientas viaja en medio de una gira con la banda, charla con nosotros sobre cómo es jugarse todo por una pasión y vivir de ella.

por Pablo Aragone

¿Cómo se formó Churupaca? 

Churupaca surge a partir de conocernos con Juana Aguirre, cantante y compositora, y empezamos a compartir nuestras canciones. Ella venía con un mundo melódico sutil y suave, y al mismo tiempo aplanador desde su voz y su forma de transitar la palabra, y ya más por la percusión e instrumentación y de experimentar el ensamble y la fusión de sonidos desde la música circense hasta el reggae. Nos apasionó el desafío de fusionarnos y empezamos a soñar con armar una banda con instrumentos no tan convencionales como acordeón, clarinete, xilofón y marimba.

¿Qué significa el nombre? 

La Churupaca (en Aimara) es una cucaracha o escarabajo de unos… ¡diez centímetros! Pero la verdad es que lo elegimos más que nada por su sonoridad percusia, aunque nos divirtió el hecho de que sea un insecto que corre, nada y vuela, o sea, que se adapta a lo que se le presente y así nos gusta ser a nosotros en cuanto a estilos y desafíos.

También, para darle más glamour o cierto lado poético, nos gusta hablar de lo pequeño o  inmenso que puede ser algo según del lado que lo veas; y eso pasa con las canciones, pequeña cuando uno la está componiendo en su cuarto, o lo inmensa que puede llegar a ser si logra provocarle algo a alguien que la está escuchando en Berlín, Valparaíso o Burzaco.

¿Cuesta, siendo independientes, lograr difusión y que más gente los conozca? 

Darnos a conocer, por un lado, es un trabajo del día a día, tocar y compartir nuestra música, pero también la “difusión” de la música es algo que nos excede, ya que hoy con las redes sociales y plataformas virtuales, una vez que subís un tema o un video, ya tiene su independencia. Si lo que haces gusta, va ser escuchado y compartido o recomendado y de esa manera tu canción ya viaja sola.

churupaca-home

¿Como definen hoy la identidad de Churupaca?  

Somos familia y somos juego. Hay una cuota lúdica en lo que hacemos, nos damos la libertad de desarmar los estilos y volver a armarlos de maneras no convencionales. Nos permitimos jugar con el mestizaje de ritmos y que no sea forzado ni anti-natural, por ejemplo, en la canción “Miren” que podría haber sido un blues tradicional, irrumpen el charango y el bombo con colores andinos sin provocar un quiebre, todo lo contrario, se potencia la escancia de la canción.

¿Qué es lo que más les gusta de trabajar en forma independiente y lo que menos?

Ser independientes requiere mucho más esfuerzo porque nos “administramos” nosotros mismos en todo sentido, pero no podría llegar a decirte que no nos gusta hacerlo. Lo que más nos gusta es la libertad que nos da la independencia, la libertad artística es total y eso es impagable. También el hecho de tocar “como, cuando y donde” queramos, nos autogestionamos todas nuestras grabaciones, producciones y presentaciones en Buenos Aires (de donde somos), o en las provincias o en el exterior, por ejemplo, estos días estamos volviendo a Chile por cuarta vez.

Llevan 4 años y medio de camino andado. ¿Cuál fue el mayor aprendizaje en todo este tiempo?

Creo que aprendimos a respetar lo auténtico de lo que hacemos, que nos guste y que nos divierta. Si eso sucede, se trasmite y si se trasmite, es real.

Muchos lectores están dando sus primeros pasos como solistas o con bandas. ¿Qué consejo le darías a alguien que recién empieza?

No correr atrás de la aprobación ajena, si bien, a todos nos gusta gustar, tenemos que ser auténticos con lo que hacemos, identificarnos con nuestro sonido o nuestras palabras. La búsqueda esencial es para adentro.

¿Cómo sigue la historia de Churupaca?

¡Como la de una familia! Queriéndonos y caminando juntos. Nos gusta que lo que hagamos tenga un gustito a hecho en casa, un poco de informalidad y sin disfraces. Y, así, “medio de entrecasa”, van saliendo las nuevas melodías del segundo disquito que, entre viajes y presentaciones, queremos terminar para antes de fin de año.