La diversidad como herramienta para crecer

“La transformación de toda una sociedad empieza por uno mismo”. Esa es la frase de cabecera de Creer Hacer, un equipo de transformadores sociales que busca mejorar la calidad de vida de las personas a través de la gestión de la comunidad. La empresa hace cuatro años que se encarga de generar impactos sociales trabajando desde la diversidad a través de los distintos programas que ofrece. “Cuando hablamos de generar impacto social se trata de mejorar la calidad de vida de las personas. Es hacer algo positivo por la sociedad, por la comunidad”, esboza Grace Gaona, la Gerente de Desarrollo Institucional, quien nos cedió de su tiempo para la nota.

Por Lucas Damián Riggio

¿Cómo y en qué año nació Creer Hacer?

Nació en el 2014, con un Curso de Transformadores Sociales para voluntarios de una fundación que quería darles la oportunidad de capacitarse en habilidades sociales y emocionales. Durante ese año, solo los 4 socios formaban parte del staff, pero para cada uno de los talleres se contrataban profesionales específicos en la temática. Hoy en día tenemos una comunidad de más de 60 talleristas que dan los módulos de curso.

¿Cómo se explica la elección del nombre?

Simplemente a que creemos en lo que hacemos y lo vivimos. Creemos que para conectarse y trabajar con las personas uno tiene que creerse, no sólo capaz de hacerlo, sino con la convicción de por qué lo hace. ¡Ojo! Esto no quiere decir que no nos quede mucho por aprender y transitar.

¿Cuáles son los pilares fundamentales para generar una transformación social?  

Es un proceso colectivo de muchas personas. Es decir que empezando con la transformación de cada uno, podemos lograr la transformación social. No sé si existen pasos a seguir, pero te puedo decir que es fundamental potenciar la diversidad​ de culturas, de género, de ideologías, entre otras, porque eso es lo que nos enriquece. Gestionar comunidad, ​creando redes de intercambio donde todos trabajamos de “igual a igual” porque entendemos que no importa el contexto. Todos necesitamos a aprender algo de los demás.

Cuentan con muchos programas, ¿cómo se elige el adecuado para cada caso?

Siempre hacemos un diagnóstico previo para saber cómo trabajar con la comunidad. Lo hacemos a través de entrevistas, conversaciones, para conocer a las comunidades que pueden ser los colaboradores de una empresa o la comunidad de un barrio con vulnerabilidad económica. No hay un tiempo estipulado para esto, depende de la comunidad en la que estemos trabajando.

Más allá de esta diversidad de talleres, ¿existe alguna esencia o denominador en común a la hora de realizarlos?

La integración y la transformación. Creemos en el intercambio de riquezas que se puede dar entre todos los sectores de la sociedad. Sin importar de donde vengas, todos tenemos algo que dar y algo que aprender. Tenemos distintos programas o dispositivos pero siempre buscamos generar la respuesta a la problemática junto con la comunidad, es por eso que estamos constantemente creando nuevos programas. Tenemos tres ejes fundamentales: La capacitación y los aprendizajes de habilidades sociales y emocionales, el acompañamiento a emprendedores de los barrios, y de impacto social y las alianzas de alta rentabilidad social, cuando trabajamos dentro de las empresas para generar culturas de bienestar.

Hacen mucho hincapié en que todas las personas deben tener un proyecto de vida, ¿en qué consiste tenerlo?

Tener un proyecto de vida tiene que ver con ser consciente que nuestro entorno no nos condiciona. Salir del rol de víctima y asumir el de protagonista de nuestra vida. Que podemos decidir qué vida queremos vivir y que las condiciones que nos rodean son un solo un desafío.

¿Cómo podés explicar la frase: “la pobreza no se trata de lo que uno tiene sino de los que uno es capaz”?

Desde CreerHacer creemos que existen pobrezas y riquezas múltiples. Que la pobreza o la riqueza no es solamente cuánto tenemos en cuestiones materiales o económicas sino en capacidades. Todos somos ricos por lo que podemos darle a los demás (conocimientos, amor, acompañamiento, motivación, etc) y pobres por lo que nos falta. Entendemos que nos enriquece la vida en comunidad y el intercambio entre las personas. Creemos que nuestra vida mejora cuando aprendemos a compartir con el otro, compartimos un propósito, cuando generamos vínculos sanos y cuando mejora la calidad de vida de quienes nos rodean.

¿En qué puntos del país trabajan?

Hoy estamos trabajando en 7 provincias y en 4 barrios de CABA y Gran Buenos Aires. En cada uno de los lugares en los que estamos buscamos armar una red de organizaciones y actores sociales que nos acompañan, nos abren sus puertas y las de su comunidad. Nuestro objetivo es estar en todo el país, ¡y el exterior también!

¿Se ponen más objetivos de acá a un futuro?

Siempre estamos proyectando donde queremos estar, cómo podemos mejorar nuestro trabajo y de qué manera podemos innovar. Creemos en la innovación como la búsqueda de la mejora constante, como la necesidad de encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades sociales.

¿De qué manera las personas que están leyendo la nota pueden ayudar?

Si quieren sumarse a lo que hacemos pueden escribirnos a info@creerhacer.com.ar. Pero también pueden acercarse a las organizaciones sociales de su barrio para involucrarse, entender cuáles son las necesidades de la comunidad y ver cómo pueden sumar.

Conocé más en www.creerhacer.com