Una misma carrera, cientos de posibilidades

sf0bTJXZgG_1413058859905

Se cree que egresar de una carrera te habilita para trabajar en ámbitos bastante específicos. En tu imaginación aparecen algunas opciones laborales, pero no todas las posibles. Así muchas veces, se termina descartando una carrera no por el desinterés que genere el plan de estudios, sino porque la persona que está tomando la decisión no se imagina “trabajando de x” cuando se reciba. No obstante, las alternativas son variadas. ¿Cómo hacer para tener en cuenta esto a la hora de elegir una carrera?

por Antonella Orlando

De tus gustos y preferencias se va conformando un “querer ser” después del cole. Es casi cantado: si nunca te gustaron las materias exactas es muy problable que Ingeniería no esté entre tus opciones de carrera universitaria. Pero hay algo menos evidente y que puede generar más dudas: una carrera te interesa desde muy chico, pero los trabajos que se pueden desempeñar como egresado no te llaman tanto la atención. ¿Es razón suficiente para desechar una opción?

Antes de tomar cualquier decisión, está bueno que pienses en positivo y tengas en claro que el camino profesional no solo lo forma la universidad, sino que también lo va moldeando uno. Imaginate si todos los egresados de una carrera pensaran y desearan lo mismo: no habría diversidad. Y en los últimos años, eso es precisamente lo que existe: distintas formas de abordar una misma carrera, incluso en aquellas consideradas como las “tradicionales”.

Una de las formas de investigar un poco más en la carrera antes de eliminarla de la lista, es aprovechar la gran cantidad de información que hay en la web: ¿parece un poco adelantado chusmear los programas de posgrados y maestrías que hay en las universidades que te interesan, si todavía ni sabés que carrera vas a elegir? ¡Ojo! Este ejercicio no está para generar ansiedad o subirse a la máquina del tiempo. No, ese no es el fin. Lo bueno de ver los posgrados que se ofrecen es que tomás conciencia que están orientados a profesionales de áreas que no pensabas que podían juntarse bajo un mismo objetivo. Por ejemplo, una maestría de Desarrollo Territorial y Urbano la pueden cursar ingenieros, arquitectos, sociólogos, trabajadores sociales. Todos vienen de carreras distintas, pero ¿qué buscan?: realizar impactos positivos en su entorno a través de herramientas de planificación e investigación. Entender que los egresados ya no están solos o únicamente se vinculan son sus pares, probablemente te de el empuje necesario para animarte a seguir adelante con la decisión que tomaste. Actualmente, los equipos multidisciplinarios son más frecuentes de lo que uno cree y un grupo muy heterogéneo puede estar reunido bajo un mismo techo tirando todos para un mismo lado.

Otras de las herramientas a las que generalmente se recurre antes de elegir la carerra es la consulta a personas que ya estén trabajando de lo que estudiaron. Pero si todavía estás en duda, no te quedes solo con eso: buscá en Internet noticias vinculadas a los profesionales de la carrera que tenés en mente y vas a ver que hay muchos otros trabajando en proyectos que no te imaginabas. No solo hay cientos de historias en los portales de noticias, sino que también hay muchos documentales y programas que pueden mostrarte otro lado de la profesión. Hace unos años, no había mucha información sobre este aspecto en el país. Y de nada servía si veías historias de biólogos españoles si vos estabas acá. Pero ahora, portales como Contenidos Digitales Abiertos (www.cda.gob.ar) o canales como Construir y Encuentro acercan historias de muchas de estas historias sin tener que moverte de al lado de la compu.

También, está el caso de aquellos que tienen recontra decidida la universidad donde van a ir pero no les convence la orientación de la carrera. Si te pasa esto, buscá los programas de posgrados de otras universidades para ver qué ofrecen ellas. Puede ser que en esos planes haya opciones más interesantes (o no). Lo importante es saber que cuando te recibas, vas a tener mucho tiempo para seguir perfeccionándote. Entonces, si por ahora querés cursar en la universidad que era tu primera opción porque la visitaste y te sentiste cómodo en el campus o algún amigo va a cursar ahí y querés compañía, al menos ya sabés que cuando estés listo será posible darle una vuelta de tuerca a tu formación profesional en otros lugares.

A fin de cuentas, lo importante es entender que lo relevante de la universidad pasa más allá del título y está más vinculado con aprender herramientas para pensar. En un futuro, tener el título de “x” obviamente que te dará una identidad particular, pero no será igual a otra persona que tenga el mismo título. Así, el trabajo que elijas no necesariamente será el mismo de esa persona, ni tampoco de los que ya están ejerciendo. Si te interesa una carrera en particular, pensá qué podés aportar al mundo con esas herramientas. Vas a ver que hay muchas más posibilidades de las que pensaste.

 

Dos ejemplos

Derecho

Si te interesa esta carrera, pero no te imaginás trabajando para un estudio, hay otras opciones:

·      Derecho Ambiental: en la Cumbre de la Tierra de 1992 una consigna se hizo leyenda: “Pensar global, actuar local”. Desde ese momento, los abogados interesados en dejar otro tipo de huella en este mundo, hacen más esfuerzos para legislar a favor del planeta, bregar por el cuidado de los recursos naturales, colaborar con organizaciones que tienen como objetivo cuidar la vida presente y futura.

·      Derecho Comunitario: ¿cuántas ONGs y organizaciones barriales no cuentan con las herramientas legales apropiadas? Si creés que tu futuro está en el campo social, pero no te ves trabajando como sociólogo por ejemplo, podés transformarte en su vocero y/o asesorar a estas entidades que buscan mejorar su entorno, cuidar a un grupo especial en riesgo (como los niños o los ancianos) y luchar por el cumplimiento de los derechos.

Psicología

La práctica de esta carrera no está limitada al tratamiento de un paciente en el consultorio. También podés desempeñarte en:

·      Criminalística: podés trabajar con un equipo forense para el ámbito judicial, estudiando los aspectos de la personalidad de un criminal que está siendo llevado a juicio. También podés ejercer en instituciones de menores y penitenciarias que estén buscando profesionales que aborden desde otro lado a las personas allí confinadas, posibilitando otros espacios de diálogos, análisis y tratamiento.

·      Trabajo interdisciplinario con equipos médicos: al interior de los hospitales, se hace cada vez más necesaria la presencia de psicólogos que trabajen con los médicos de planta en un abordaje mejor y más comprensivo del paciente, en especial en enfermedades oncológicas e infecciosas. También, hay fundaciones médicas que precisan de la perspectiva de psicólogos para trabajar con poblaciones de necesidades urgentes, como las embarazadas adolescentes.